25 de noviembre: Día Internacional contra la Violencia de Género

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO
(25 de Noviembre de 2017)
“LA CUESTIÓN DE GÉNERO, UNA CADENA POR ROMPER”

Os vamos a contar un experimento que hicieron hace algún tiempo un grupo de psicólogos sociales en un hospital de EEUU. En la sala de recién nacidos, se hizo pasar durante varios meses a personas que, a través de un cristal, observasen a los bebés mientras se grababan los comentarios que iban haciendo. La particularidad es que a estos recién nacidos se les vestía de azul y de rosa, pero no como estamos acostumbrados, ¡sino al revés! A través del cristal se mostraba a un niño vestido de rosa y a una niña con la ropita azul, sin que supiesen esto aquellos que observaban.
¿Y cuáles fueron los comentarios que se hicieron?, ¿os lo imagináis? Pues observando al bebé vestido de azul, mientras se movía y pataleaba al aire, se escucharon repetidamente comentarios como: “Mirad con qué fuerza da patadas, seguro que será futbolista. ¡Es todo un machote!”, aunque en realidad fuese una niña. En cambio, los comentarios al observar al bebé vestido de rosa hacer los mismos movimientos con las manos y pies que el bebé anterior, eran de este tipo: “Mirad con qué dulzura mueve las manitas, ¿os habéis fijado qué delicadeza? Es una princesita.”
Fijaos, únicamente por el color de la ropa, a bebés que hacían el mismo tipo de movimientos, se les otorgaban cualidades muy diferentes y totalmente opuestas y contradictorias. ¿Cómo es esto posible? Pues esto se explica por los conceptos que tenemos pre-establecidos como verdad, y que utilizamos para generalizar y simplificar el mundo. Tiene que ver con PREJUICIOS y con ESTEREOTIPOS.
Los prejuicios y los estereotipos son cadenas que hemos de romper para liberarnos de algunos pensamientos establecidos y que no son adecuados. No siempre por seguir una tradición estamos obrando bien. Cuando una manera de pensar es adecuada, justa, debemos mantenerla. Pero si es inadecuada o injusta hemos de cambiarla, a pesar de que lleve tiempo haciéndose y lo consideremos como tradición o parte de nuestra cultura. Debemos ponernos en el lugar del otro, y tener EMPATÍA. Y dejar atrás términos como PREJUICIOS o ESTEREOTIPOS. En cambio, términos como TOLERANCIA, RESPETO y COMPRENSIÓN son fundamentales para vivir compartiendo. Y es que el ser humano es un ser social por naturaleza, necesitamos los unos de los otros.
Hoy, día 25 de Noviembre, “La voz de ASTeresa” quiere aportar su granito de arena y colaborar desde nuestras posibilidades con el “Día Internacional contra la Violencia de Género”, esperando que a través de la información, la sensibilización y la Educación podamos contribuir a que en un futuro próximo no exista este “Día Internacional contra la Violencia de Género”, puesto que no habrá agresiones sexistas que denunciar. Y para eso, queremos comenzar aclarando el propio concepto de “Género”.

Como sabéis, cuando una persona nace, puede nacer hombre o mujer. El sexo con el que nacemos es algo biológicamente determinado. En cambio, las funciones que normalmente tienen un hombre o una mujer, o nuestras obligaciones en relación a las tareas que se supone tenemos que hacer, es algo que decide la sociedad y la cultura donde nacemos y vivimos. A esto se le llama “cuestión de Género”, y es algo SOCIALMENTE CONSTRUIDO, y no BIOLÓGICAMENTE DETERMINADO.
Para entenderlo, veamos el siguiente ejemplo: hoy en día, que un hombre trabaje fuera de su hogar en cualquier profesión y que una mujer sea ama de casa y cuide de los niños es una cuestión de género, que decidimos en la sociedad en la que vivimos. No depende de que biológicamente hayamos nacido hombre o mujer, aunque durante mucho tiempo se ha pensado lo contrario, y hemos de cambiar esto. Hoy no es un día de celebración en sí mismo, sino de reflexión en torno a algo muy grave y totalmente injusto, el hecho de que muchos hombres (por el mero hecho de ser hombres) piensen que tienen derecho sobre la mujer (por el mero hecho de ser mujer) hasta el punto de poderla agredir física, verbal y/o psicológicamente.
La tolerancia y el respeto deberían ser la base de cualquier relación entre personas, y por supuesto entre hombres y mujeres. Y la intolerancia y la falta de respeto en una relación de pareja en cualquier ámbito son la base de una posible futura agresión, dentro de lo que se conoce como “Violencia de género”, también denominada “Violencia machista”.
El reconocimiento y reivindicación de los derechos que más de la mitad de los seres humanos del planeta, las mujeres, han ido consiguiendo poco a poco desde una posición y una situación injustamente relegada a un segundo plano no son todavía suficientes, como muestran los datos que nos puede ofrece cualquier telediario donde se refleja no sólo la situación de desigualdad (económica, laboral, social) en la que todavía a día de hoy se mantiene la posición de la mujer, sino el hecho de que en los once meses que llevamos de 2017 han muerto 44 mujeres asesinadas por hombres que se creen “superiores” a ellas, según los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/).
La intolerancia, el creernos superiores a alguien en cualquier ámbito, es un primer paso para una futura agresión y un futuro maltrato, ya sea físico, verbal o psicológico. Y los valores de RESPETO, COMPRENSIÓN Y EMPATÍA son totalmente necesarios y no podemos dejar de guiarnos por ellos en todas y cada una de nuestras acciones.

Como sabéis, cuando una persona nace, puede nacer hombre o mujer. El sexo con el que nacemos es algo biológicamente determinado. En cambio, las funciones que normalmente tienen un hombre o una mujer, o nuestras obligaciones en relación a las tareas que se supone tenemos que hacer, es algo que decide la sociedad y la cultura donde nacemos y vivimos. A esto se le llama “cuestión de Género”, y es algo SOCIALMENTE CONSTRUIDO, y no BIOLÓGICAMENTE DETERMINADO.
Para entenderlo, veamos el siguiente ejemplo: hoy en día, que un hombre trabaje fuera de su hogar en cualquier profesión y que una mujer sea ama de casa y cuide de los niños es una cuestión de género, que decidimos en la sociedad en la que vivimos. No depende de que biológicamente hayamos nacido hombre o mujer, aunque durante mucho tiempo se ha pensado lo contrario, y hemos de cambiar esto. Hoy no es un día de celebración en sí mismo, sino de reflexión en torno a algo muy grave y totalmente injusto, el hecho de que muchos hombres (por el mero hecho de ser hombres) piensen que tienen derecho sobre la mujer (por el mero hecho de ser mujer) hasta el punto de poderla agredir física, verbal y/o psicológicamente.
La tolerancia y el respeto deberían ser la base de cualquier relación entre personas, y por supuesto entre hombres y mujeres. Y la intolerancia y la falta de respeto en una relación de pareja en cualquier ámbito son la base de una posible futura agresión, dentro de lo que se conoce como “Violencia de género”, también denominada “Violencia machista”.
El reconocimiento y reivindicación de los derechos que más de la mitad de los seres humanos del planeta, las mujeres, han ido consiguiendo poco a poco desde una posición y una situación injustamente relegada a un segundo plano no son todavía suficientes, como muestran los datos que nos puede ofrece cualquier telediario donde se refleja no sólo la situación de desigualdad (económica, laboral, social) en la que todavía a día de hoy se mantiene la posición de la mujer, sino el hecho de que en los once meses que llevamos de 2017 han muerto 44 mujeres asesinadas por hombres que se creen “superiores” a ellas, según los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (http://www.violenciagenero.msssi.gob.es/).
La intolerancia, el creernos superiores a alguien en cualquier ámbito, es un primer paso para una futura agresión y un futuro maltrato, ya sea físico, verbal o psicológico. Y los valores de RESPETO, COMPRENSIÓN Y EMPATÍA son totalmente necesarios y no podemos dejar de guiarnos por ellos en todas y cada una de nuestras acciones.














FUENTE: Diario “Sur” (22/11/17)


FUENTE: Proyecto de Prevención de la Violencia de Género (Iniciativa Internacional Joven)

Veamos ahora algunas reflexiones del alumnado de 2º y 4º de Educación Secundaria.

 Primero, en relación al propio concepto de la palabra “Género” y su diferencia con la categoría “Sexo” (hombre o mujer):


 En segundo lugar, comparando los valores adecuados en los que debería basarse una relación de pareja con el modo en el que no debería basarse ninguna relación:


 En tercer lugar, sobre el modo en que se percibe la situación de igualdad o desigualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos:


 Y en cuarto lugar, definiendo en pocas palabras lo que se entiende por “Violencia de Género”:



LETRAS PARA TRABAJAR

En nuestro apartado de letras de canciones para trabajar los diversos contenidos, os presentamos hoy cuatro ejemplos. El primero corresponde a la canción “Que nadie” de Manuel Carrasco y Malú, que trata el tema de las relaciones “insanas” de pareja en el momento en el que el chico intenta controlar todos los aspectos de la vida de la chica, quitándole a ella su derecho a decidir sobre su propia vida.
El segundo ejemplo es la canción de Jennifer López de título “I ain´t your mama”, que trata el tema de la discriminación en las tareas del hogar.
El tercer ejemplo nos muestra de una manera más “cruda” la última y más desgraciada consecuencia de la intolerancia y de la violencia de género, el asesinato de una mujer a manos de un hombre. Esta canción se llama “Miedo en el cajón” y está compuesta por “La trova gitana”.
Y por último, el cuarto ejemplo es una letra escrita por un grupo de mujeres que intentan mostrar no sólo la injusticia o las dificultades que han sufrido por la condición de ser mujer, sino por el hecho de añadirse una dificultad más, el ser mujer en una cultura patriarcal como es la cultura gitana (démonos cuenta que hace no tanto tiempo la cultura mayoritaria española presentaba los mismos rasgos). Esta letra, cuyo título es “Se acabó el mal amor”, fue escrita de manera conjunta por el grupo de mujeres de la Asociación de Mujeres Gitanas Españolas “Romi Serseni” de Madrid, y ha sido interpretada en varios eventos académicos e institucionales por las mediadoras gitanas Ana Carmona y Francisca Mayoral al cante con el acompañamiento a la guitarra de Víctor “Pucherete”.
Comencemos con las reflexiones del alumnado:
QUE NADIE (MANUEL CARRASCO Y MALÚ)
“Empezaron los problemas, se enganchó a la pena, se aferró a la soledad. Ya no mira las estrellas, mira sus ojeras, cansada de pelear. Olvidándose de todo busca de algún modo encontrar su libertad. El cerrojo que le aprieta, le pone cadenas y nunca descansa en paz. Y tu dignidad se ha quedado esperando a que vuelvas.
Que nadie calle tu verdad, que nadie te ahogue el corazón, que nadie te haga más llorar hundiéndote en silencio. Que nadie te obligue a morir, cortando tus alas al volar, que vuelvan tus ganas de vivir.
En el túnel del espanto todo se hace largo, cuando se iluminará. Amarrada a su destino va sin ser testigo de tu lento caminar. Tienen hambre sus latidos pero son sumisos y suenan a su compás. La alegría traicionera le cierra la puerta o se sienta en su sofá. Y tu dignidad se ha quedado esperando a que vuelvas.”


REFLEXIONES DEL ALUMNADO:



I AIN´T YOUR MAMA (JENNIFER LÓPEZ)
TRADUCCIÓN:
“No voy a cocinarte todo el día, no soy tu madre. No lavaré tu ropa, no soy tu madre. No soy tu madre, chico, no soy tu madre. ¿Cuándo te harás cargo de tus cosas? No soy tu madre. No, no soy tu madre. No, no soy tu madre, no. Despierta, ponte de pie y a brillar. Vete a trabajar con tiempo. No más videojuegos. Las cosas van a cambiar aquí, aquí. Solíamos estar locamente enamorados, ¿podemos volver a cómo era esto antes? ¿Cuándo te volviste tan conformista? Porque soy demasiado buena para esto, soy demasiado buena para esto. Solo recuérdalo...
No voy a cocinarte todo el día, no soy tu madre. No lavaré tu ropa, no soy tu madre. No soy tu madre, chico, no soy tu madre. ¿Cuándo te harás cargo de tus cosas? No soy tu madre. No, no soy tu madre. No, no soy tu madre, no.
Suerte por tener estas curvas. Deja de jugar con mis nervios. ¿Aún deseas conducir este tren? Porque algunas cosas tienen que cambiar aquí, aquí. Solíamos estar locamente enamorados, ¿podemos volver a cómo era esto antes? ¿Cuándo te volviste tan conformista? Porque soy demasiado buena para esto, soy demasiado buena para esto. Solo recuérdalo...”
LETRA ORIGINAL:
“I ain't gon' be cooking all day, I ain't your mama. I ain't gon' do your laundry, I ain't your mama. I ain't your mama, boy, I ain't your mama. When you're gon' get your act together?I ain't your mama. No, I ain't your mama. No, I ain't your mama, no. Wake up, rise and shine. Let's get to work on time. No more playing video games. Things are about to change, 'round here, 'round here.

We used to be crazy in love. Can we go back to how it was? When did you get too comfortable? 'Cause I'm too good for that, I'm too good for that. Just remember that, hey
I ain't gon' be cooking all day…
Lucky to have these curves. Stop getting on my nerves. You still tryna ride this train? Some things have got change, 'round here, 'round here
We used to be crazy in love. Can we go back to how it was? When did you get too comfortable? 'Cause I'm too good for that, I'm too good for that. Just remember that, hey!! I ain't gon' be cooking all day…”
REFLEXIONES DEL ALUMNADO:



MIEDO EN EL CAJÓN (LA TROVA GITANA) https://www.youtube.com/watch?v=yDAcXvGi8zk
“Se oyeron gritos, nadie dijo nada. Macho, palurdo, amargado y cruel. Se oyeron gritos, le metió con saña tres puñaladas, la mató y se fue.
La galería, así declaraba. El miserable, parecía normal. Se oyeron gritos, no eran de la madre, una criatura que perdió a mamá.
Salió a la calle con las flores del último perdón. Ilusa y ciega va luciendo moratón y gafas. Bufón del odio acecha y espera en cualquier rincón. Ocultó señales, tapó miserias, miedo en el cajón.
La mala suerte, de un día cualquiera. De cielo oscuro, mango marrón. Cuchillo mudo, carga la fiera. Ella sincera, muestra el corazón.”

REFLEXIONES DEL ALUMNADO:



SE ACABÓ EL MAL AMOR
“Hay algo en que todas las mujeres gitanas estamos de acuerdo, en que la mujer es como una rosa, que si la cuidas florece, pero si la descuidas o maltratas se marchita. Porque no es sólo lo que se ve por fuera, sino lo que llevas por dentro.
Hoy en día, estamos luchando para no ser como nuestras abuelas o bisabuelas, que no podían decidir por ellas mismas. Hoy en día hemos evolucionado mucho porque hemos peleado para ello, para tener más oportunidades y ser independientes, y así poder tomar nuestras propias decisiones. Y aunque nos queda mucho camino, hoy queremos contaros sólo lo positivo porque de malas imágenes ya estamos hartas las mujeres gitanas.
Por eso hoy queremos pedir ayuda, ayuda para poder ser las bellas rosas que somos, porque nosotras, mujeres y gitanas, queremos crecer y que no nos corten para poder florecer.
Y para poder florecer necesitamos:
- Que no nos discriminen, ni por ser mujeres, ni por ser gitanas.
- Queremos aprender a valorarnos y hacer que los demás también nos valoren.
- Queremos que se nos tenga en cuenta y poder tomar nuestras propias decisiones.
- Queremos que nuestras hijas tengan más oportunidades de las que hemos tenido nosotras. Oportunidades de trabajo, de estudios y de ser independientes para elegir.
- Queremos que se valore nuestro esfuerzo en casa, pues tan importante es nuestro trabajo dentro de casa como el que se hace fuera de ella.
Nosotras, mujeres y gitanas, hoy alzamos la voz para que se termine el mal amor, y el machismo. Para que nosotras, nuestras hijas y nuestras nietas florezcan como fuertes rosas capaces de resistir los mayores temporales.”





Comments